Relaciones Sociales

Las relaciones sociales nos ayudan a vivir mejor la vida!. Un foro de Autoayuda, Mejora Personal, Noticias de Actualidad, Autoestima...Un lugar para conocer
 
ÍndiceÍndice  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte
 

 Miguel Hernandez

Ir abajo 
AutorMensaje
Merl
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
Merl

Cantidad de envíos : 2389
Localización : SERRA DE MARIOLA
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Miguel Hernandez Empty
MensajeTema: Miguel Hernandez   Miguel Hernandez EmptySáb 28 Mar 2009, 08:52

Un 28 de Marzo de 1942 fallece el poeta Miguel Hernandez en la prisión de Alicante de tuberculosis, hoy es su 67 aniversario de la muerte de este poeta, pastor de ganado desde la infancia, desde el campo se aficiono a la lectura y los poemas, que comenzo a escribir durante las jornadas de pastoreo.

Este es mi pequeño homenaje al poeta oriolano.

Volver arriba Ir abajo
Lilas
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
Lilas

Femenino Cantidad de envíos : 2437
Localización : Aquí en el foro.
Fecha de inscripción : 03/03/2009

Miguel Hernandez Empty
MensajeTema: Re: Miguel Hernandez   Miguel Hernandez EmptySáb 28 Mar 2009, 10:37

Y aquí va el mio.

!"Alta soy de mirar a las palmeras"!



Alto soy de mirar a las palmeras,
rudo de convivir con las montañas...
Yo me vi bajo y blando en las aceras
de una ciudad espléndida de arañas.
Difíciles barrancos de escaleras,
calladas cataratas de ascensores,
¡qué impresión de vacío!,
ocupaban el puesto de mis flores,
los aires de mis aires y mi río.

Yo vi lo más notable de lo mío
llevado del demonio, y Dios ausente.
Yo te tuve en el lejos del olvido,
aldea, huerto, fuente
en que me vi al descuido:
huerto, donde me hallé la mejor vida,
aldea, donde al aire y libremente,
en una paz meé larga y tendida.

Pero volví en seguida
mi atención a las puras existencias
de mi retiro hacia mi ausencia atento,
y todas sus ausencias
me llenaron de luz el pensamiento.

Iba mi pie sin tierra, ¡qué tormento!,
vacilando en la cera de los pisos,
con un temor continuo, un sobresalto,
que aumentaban los timbres, los avisos,
las alarmas, los hombres y el asfalto.
¡Alto!, ¡Alto!, ¡Alto!, ¡Alto!
¡Orden!, ¡Orden! ¡Qué altiva
imposición del orden una mano,
un color, un sonido!
Mi cualidad visiva,
¡ay!, perdía el sentido.

Topado por mil senos, embestido
por más de mil peligros, tentaciones,
mecánicas jaurías,
me seguían lujurias y claxones,
deseos y tranvías.

¡Cuánto labio de púrpuras teatrales,
exageradamente pecadores!
¡Cuánto vocabulario de cristales,
al frenesí llevando los colores
en una pugna, en una competencia
de originalidad y de excelencia!
¡Qué confusión! ¡Babel de las babeles!
¡Gran ciudad!: ¡gran demontre!: ¡gran puñeta!
¡el mundo sobre rieles,
y su desequilibrio en bicicleta!

Los vicios desdentados, las ancianas
echándose en las canas rosicleres,
infamia de las canas,
y aun buscando sin tuétano placeres.
Árboles, como locos, enjaulados:
Alamedas, jardines
para destuetanarse el mundo; y lados
de creación ultrajada por orines.

Huele el macho a jazmines,
y menos lo que es todo parece
la hembra oliendo a cuadra y podredumbre.

¡Ay, cómo empequeñece
andar metido en esta muchedumbre!
¡Ay!, ¿dónde está mi cumbre,
mi pureza, y el valle del sesteo
de mi ganado aquel y su pastura?

Y miro, y sólo veo
velocidad de vicio y de locura.
Todo eléctrico: todo de momento.
Nada serenidad, paz recogida.
Eléctrica la luz, la voz, el viento,
y eléctrica la vida.
Todo electricidad: todo presteza
eléctrica: la flor y la sonrisa,
el orden, la belleza,
la canción y la prisa.
Nada es por voluntad de ser, por gana,
por vocación de ser. ¿Qué hacéis las cosas
de Dios aquí: la nube, la manzana,
el borrico, las piedras y las rosas?

¡Rascacielos!: ¡qué risa!: ¡rascaleches!
¡Qué presunción los manda hasta el retiro
de Dios! ¿Cuándo será, Señor, que eches
tanta soberbia abajo de un suspiro?
¡Ascensores!: ¡qué rabia! A ver, ¿cuál sube
a la talla de un monte y sobrepasa
el perfil de una nube,
o el cardo, que de místico se abrasa
en la serrana gracia de la altura?
¡Metro!: ¡qué noche oscura
para el suicidio del que desespera!:
¡qué subterránea y vasta gusanera,
donde se cata y zumba
la labor y el secreto de la tumba!
¡Asfalto!: ¡qué impiedad para mi planta!
¡Ay, qué de menos echa
el tacto de mi pie mundos de arcilla
cuyo contacto imanta,
paisajes de cosecha,
caricias y tropiezos de semilla!

¡Ay, no encuentro, no encuentro
la plenitud del mundo en este centro!
En los naranjos dulces de mi río,
asombros de oro en estas latitudes,
oh ciudad cojitranca, desvarío,
sólo abarca mi mano plenitudes.
No concuerdo con todas estas cosas
de escaparate y de bisutería:
entre sus variedades procelosas,
es la persona mía,
como el árbol, un triste anacronismo.
Y el triste de mí mismo,
sale por su alegría,
que se quedó en el mayo de mi huerto,
de este urbano bullicio
donde no estoy de mí seguro cierto,
y es pormayor la vida como el vicio.

* * *

He medio boquiabierto
la soledad cerrada de mi huerto.
He regado las plantas:
las de mis pies impuras y otras santas,
en la sequía breve de mi ausencia
por nadie reemplazada. Se derrama,
rogándome asistencia,
el limonero al suelo, ya cansino,
de tanto agrio picudo.
En el miembro desnudo de una rama,
se le ve al ave el trino
recóndito, desnudo.

Aquí la vida es pormenor: hormiga,
muerte, cariño, pena,
piedra, horizonte, río, luz, espiga,
vidrio, surco y arena.
Aquí está la basura
en las calles, y no en los corazones.
Aquí todo se sabe y se murmura:
No puede haber oculta la criatura
mala, y menos las malas intenciones.

Nace un niño, y entera
la madre a todo el mundo del contorno.
Hay pimentón tendido en la ladera,
hay pan dentro del horno,
y el olor llena el ámbito, rebasa
los límites del marco de las puertas,
penetra en toda la casa
y panifica el aire de las huertas.

Con una paz de aceite derramado,
enciende el río un lado y otro lado
de su imposible, por eterna, huida.
Como una miel muy lenta destilada,
por la serenidad de su caída
sube la luz a las palmeras: cada
palmera se disputa
la soledad suprema de los vientos,
la delicada gloria de la fruta
y la supremacía
de la elegancia de los movimientos
en la más venturosa geografía.

Está el agua que trina de tan fría
en la pila y la alberca
donde aprendí a nadar. Están los pavos,
la Navidad se acerca,
explotando de broma en los tapiales,
con los desplantes y los gestos bravos
y las barbas con ramos de corales.
Las venas manantiales
de mi pozo serrano
me dan, en el pozal que les envío,
pureza y lustración para la mano,
para la tierra seca amor y frío.

Haciendo el hortelano,
hoy en este solaz de regadío
de mi huerto me quedo.
No quiero más ciudad, que me reduce
su visión, y su mundo me da miedo.

¡Cómo el limón reluce
encima de mi frente y la descansa!
¡Cómo apunta en el cruce
de la luz y la tierra el lilio puro!
Se combate la pita, y se remansa
el perejil en un aparte oscuro.
Hay az'har, ¡qué osadía de la nieve!
y estamos en diciembre, que hasta enero,
a oler, lucir y porfiar se atreve
en el alrededor del limonero.

Lo que haya de venir, aquí lo espero
cultivando el romero y la pobreza.
Aquí de nuevo empieza
el orden, se reanuda
el reposo, por yerros alterado,
mi vida humilde, y por humilde, muda.
Y Dios dirá, que está siempre callado.
Volver arriba Ir abajo
pelusa
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
pelusa

Femenino Cantidad de envíos : 5736
Localización : en el mundo mundial
Fecha de inscripción : 13/09/2008

Miguel Hernandez Empty
MensajeTema: Re: Miguel Hernandez   Miguel Hernandez EmptySáb 28 Mar 2009, 13:07





me uno al homenaje con la nana de la cebolla... este tema, siempre me hace nudo en la garganta y me oprime la patata...
por cierto Serrat ... uhmmmm, qué atractivo..........................................hija mía, cómo se estropean los cuerpos, poldios!!!!!

SALUDOS
Volver arriba Ir abajo
belatrix
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
belatrix

Femenino Cantidad de envíos : 1627
Localización : España
Fecha de inscripción : 28/02/2009

Miguel Hernandez Empty
MensajeTema: Re: Miguel Hernandez   Miguel Hernandez EmptySáb 28 Mar 2009, 13:30

A mí me pasa lo mismo con las "nanas de la cebolla". Hace poco una amiga me mandó una foto de su chiquitín al que le habían salido los dientes de abajo y le envié una estrofa de las "nanas": ..."con cinco dientes/ como cinco jazmines/adolescentes... etc.

"Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que abonas y estercolas
compañero del alma, tan temprano... etc.
Volver arriba Ir abajo
Equis
moderador
Equis

Femenino Cantidad de envíos : 5900
Edad : 62
Localización : Donde el viento da la vuelta
Fecha de inscripción : 10/09/2008

Miguel Hernandez Empty
MensajeTema: Re: Miguel Hernandez   Miguel Hernandez EmptySáb 28 Mar 2009, 13:37



Buff, este poema es para poner el vello de punta y más aún en la voz de Serrat.

_________________
Lo que hoy siente tu corazón, mañana lo entenderá tu cabeza
Volver arriba Ir abajo
TITANIC
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
TITANIC

Cantidad de envíos : 4464
Fecha de inscripción : 02/02/2009

Miguel Hernandez Empty
MensajeTema: Re: Miguel Hernandez   Miguel Hernandez EmptySáb 28 Mar 2009, 19:46

LA BOCA

Boca que arrastra mi boca:
boca que me has arrastrado:
boca que vienes de lejos
a iluminarme de rayos.

Alba que das a mis noches
un resplandor rojo y blanco.
Boca poblada de bocas:
pájaro lleno de pájaros.
Canción que vuelve las alas
hacia arriba y hacia abajo.
Muerte reducida a besos,
a sed de morir despacio,
das a la grama sangrante
dos fúlgidos aletazos.
El labio de arriba el cielo
y la tierra el otro labio.

Beso que rueda en la sombra:
beso que viene rodando
desde el primer cementerio
hasta los últimos astros.
Astro que tiene tu boca
enmudecido y cerrado
hasta que un roce celeste
hace que vibren sus párpados.

Beso que va a un porvenir
de muchachas y muchachos,
que no dejarán desiertos
ni las calles ni los campos.

¡Cuánta boca enterrada,
sin boca, desenterramos!

Beso en tu boca por ellos,
brindo en tu boca por tantos
que cayeron sobre el vino
de los amorosos vasos.
Hoy son recuerdos, recuerdos,
besos distantes y amargos.

Hundo en tu boca mi vida,
oigo rumores de espacios,
y el infinito parece
que sobre mí se ha volcado.

He de volverte a besar,
he de volver, hundo, caigo,
mientras descienden los siglos
hacia los hondos barrancos
como una febril nevada
de besos y enamorados.

Boca que desenterraste
el amanecer más claro
con tu lengua. Tres palabras,
tres fuegos has heredado:
vida, muerte, amor. Ahí quedan
escritos sobre tus labios.


Miguel Hernández
Volver arriba Ir abajo
FERNANDA
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
FERNANDA

Femenino Cantidad de envíos : 1246
Localización : alquilé el cuarto menguante de la luna
Fecha de inscripción : 10/09/2008

Miguel Hernandez Empty
MensajeTema: Re: Miguel Hernandez   Miguel Hernandez EmptyMiér 01 Abr 2009, 16:51

Padre me confieso ignorante!! Merl, no conocía a Miguel Fernandez Embarassed Embarassed gracias por presentármelo king
Volver arriba Ir abajo
Equis
moderador
Equis

Femenino Cantidad de envíos : 5900
Edad : 62
Localización : Donde el viento da la vuelta
Fecha de inscripción : 10/09/2008

Miguel Hernandez Empty
MensajeTema: Re: Miguel Hernandez   Miguel Hernandez EmptyMiér 01 Abr 2009, 16:57

:meo : :meo : :meo :

Fernanda, igual encuentras a algún Miguel FERNANDEZ poeta, pero si quieres buscar estos versos mejor que preguntes por Miguel HERNANDEZ.

_________________
Lo que hoy siente tu corazón, mañana lo entenderá tu cabeza
Volver arriba Ir abajo
FERNANDA
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
FERNANDA

Femenino Cantidad de envíos : 1246
Localización : alquilé el cuarto menguante de la luna
Fecha de inscripción : 10/09/2008

Miguel Hernandez Empty
MensajeTema: Re: Miguel Hernandez   Miguel Hernandez EmptyMiér 01 Abr 2009, 17:00

:meo : Equis con razón que no lo encontraba....jaja solamente a Vicente Fernandez y sus rancheras.... :meo : será que al final mis glóbulitos están un poco despistados Suspect


Última edición por FERNANDA el Miér 01 Abr 2009, 17:14, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Contrapunto
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
Contrapunto

Femenino Cantidad de envíos : 3851
Edad : 71
Localización : San Sebastian
Fecha de inscripción : 25/11/2008

Miguel Hernandez Empty
MensajeTema: Re: Miguel Hernandez   Miguel Hernandez EmptyMiér 01 Abr 2009, 17:12

A mi me encanta este poema de Miguel Hernandez



ACEITUNEROS

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién,
quién levantó los olivos?

No los levantó la nada,
ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada,
el trabajo y el sudor.

Unidos al agua pura
y a los planetas unidos,
los tres dieron la hermosura
de los troncos retorcidos.

Levántate, olivo cano,
dijeron al pie del viento.
Y el olivo alzó una mano
poderosa de cimiento.

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién
amamantó los olivos?

Vuestra sangre, vuestra vida,
no la del explotador
que se enriqueció en la herida
generosa del sudor.

No la del terrateniente
que os sepultó en la pobreza,
que os pisoteó la frente,
que os redujo la cabeza.

Árboles que vuestro afán
consagró al centro del día
eran principio de un pan
que sólo el otro comía.

¡Cuántos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna,
pesan sobre vuestros huesos!

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
pregunta mi alma: ¿de quién,
de quién son estos olivos?

Jaén, levántate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos tus olivares.

Dentro de la claridad
del aceite y sus aromas,
indican tu libertad
la libertad de tus lomas.


Miguel Hernández, 1937
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




Miguel Hernandez Empty
MensajeTema: Re: Miguel Hernandez   Miguel Hernandez Empty

Volver arriba Ir abajo
 
Miguel Hernandez
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Relaciones Sociales :: Foro :: General-
Cambiar a: