Relaciones Sociales

Las relaciones sociales nos ayudan a vivir mejor la vida!. Un foro de Autoayuda, Mejora Personal, Noticias de Actualidad, Autoestima...Un lugar para conocer
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Nuestra Conciencia: ¿Rebosante de Bendición o de Maldición?

Ir abajo 
AutorMensaje
pelusa
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 5736
Localización : en el mundo mundial
Fecha de inscripción : 13/09/2008

MensajeTema: Nuestra Conciencia: ¿Rebosante de Bendición o de Maldición?   Lun 28 Mar 2011, 20:47


me llegó ésta reflexión y pensé en compartirla...


Nuestra Conciencia: ¿Rebosante de Bendición o de Maldición?


Hay una parábola budista que reza algo así: Un día, cuando Buda estaba sentado a la sombra de un árbol, un soldado joven y esbelto pasó a su lado, miró a Buda, percibió su peso y sus carnes, y exclamó: “¡Pareces un cerdo!” Buda levantó con calma la vista hacia el soldado y le dijo: “¡Y tú te pareces a Dios!” Desconcertado por el comentario, el soldado le preguntó a Buda: “¿Por qué dices que me parezco a Dios?” Y Buda replicó: “Bueno, nosotros realmente no vemos lo que está fuera de nosotros; sólo vemos lo que está dentro de nosotros y lo proyectamos hacia fuera. Yo estoy sentado todo el día bajo este árbol y pienso constantemente en Dios, de forma que, cuando miro hacia fuera, eso es lo que veo, veo a Dios. Y tú…, ¡tú debes estar pensando en otras cosas, ¿verdad?!”.

Hay un axioma en filosofía que afirma que el modo cómo percibimos y juzgamos está profundamente influenciado y coloreado por nuestra propia interioridad. Por eso, nunca es posible ser plenamente objetivo y por eso también cinco personas pueden presenciar el mismo acontecimiento, ver la misma cosa y tener cinco versiones diferentes de lo que sucedió. Santo Tomás de Aquino, gran filósofo y teólogo, expresó esto en un axioma célebre: “Lo que se recibe se recibe según la forma de su receptor” (para los “iniciados”, en original latín: “Quidquid recipitur ad modum recipientis recipitur”).

Si esto es cierto -que lo es- entonces, como sugiere la parábola budista, la forma cómo percibimos a los otros lo dice todo sobre lo que está ocurriendo en nuestro propio interior. Entre otras cosas, indica si estamos obrando movidos por una conciencia rebosante de bendición o de maldición.

Lamentablemente, en ocasiones percibimos a los otros y al mundo no a través de una conciencia bienaventurada, sino a través de una conciencia maldita. Nos han maldecido a nosotros antes y por eso, de cualquier modo y de forma sutil, maldecimos a los demás.

¿Qué es una maldición? ¿En qué consiste? Una maldición no es el lenguaje “coloreado” y pintoresco que brota de nuestra boca cuando nos quedamos atascados en el tráfico de la ciudad, o cuando golpeamos con efecto la bola de golf pero de modo equivocado. Lo que decimos en esos casos puede ser de mal gusto y hasta altamente profano, pero no es una maldición. Una maldición es algo más pernicioso.

Maldecir es lo que hacemos cuando miramos a alguien que no nos cae bien y pensamos o decimos: “¡Ojalá no estuvieras aquí! ¡Odio tu presencia! ¡Márchate, lejos de aquí!” Maldecir es lo que hacemos cuando, molestos por los chillidos allborozados de un niño, decimos: “¡Cállate, demonio! ¡Que me estás irritando!” Maldecir es lo que hacemos cuando miramos a alguien y pensamos o decimos: “¡Qué idiota! ¡Qué imbécil!”

Maldecir es lo que hacemos siempre que miramos a otra persona críticamente y pensamos o decimos: “Pero ¿quién te piensas que eres? ¡Piensas que eres un artista! ¡Piensas que posees tanto talento! ¡No, no lo posees; eres un creidillo, estás pagado de ti mismo!”

Si pudiéramos nosotros volver a ver nuestra vida en video, podríamos observar las veces incalculables, especialmente en nuestra juventud, en que otros sutilmente nos maldecían, cuando oíamos, o al menos intuíamos, palabras parecidas a éstas: “¡Cállate! ¿Quién piensas que eres tú? ¡Fuera, vete de aquí! ¡No te queremos aquí! ¡Sobras, no te necesitamos! ¡Que no eres tan importante! ¡Estúpido! ¡Creidillo! ¡Estás pagado de ti mismo!” Se trataba de momentos en que los otros percibían nuestra energía y entusiasmo como una amenaza para ellos, y por eso, efectivamente, nos rechazaban.

Lo recibido se recibe según la forma del receptor, conforme al axioma filosófico. Nuestros juicios ásperos y duros sobre los otros revelan mucho más sobre nosotros mismos que lo que revelan sobre ellos. Nuestra actitud negativa hacia otros y hacia el mundo revela principalmente lo magullados y heridos, avergonzados y deprimidos que estamos – y revela también las pocas veces que hemos oído a alguien que nos dijera: “¡Eres estupendo, eres mi preferido, estoy a gusto contigo!”






Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Nuestra Conciencia: ¿Rebosante de Bendición o de Maldición?   Lun 28 Mar 2011, 21:40

sin duda alguna la filosofia oriental tiene mucha sabiduria,,aunque aplicarla en estos tiempos es muuuy complicado, posiblemente de nuestro pais no tengamos sentimientos de rencor con nadie,ni contra nadie,...pero te dejo estos estos nombres y a ver que sentimientos te mueven...sadam jusein, m. cadafy, hugo chavez, eeuu,etc la lista es interminable...de plano muuuy complicado seguir esta extraordinaria filosofia, aun que no imposible,...tal ves si dejara de ver tv, o leer diarios, no escuchar la radio, no se.... Rolling Eyes
Volver arriba Ir abajo
 
Nuestra Conciencia: ¿Rebosante de Bendición o de Maldición?
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» SAN ISIDRO.NUESTRA SEÑORA DE LOURDES CELEBRA SUS FIESTAS PATRONALES.
» EL GOBIERNO VELA POR NUESTRA SALUD
» Le molesta la letra 'la virgen María es nuestra protectora'
» Recuperada la esmeralda del galeón 'Nuestra Señora de Atocha
» ¿Se puede canmbiar nuestra forma de ser?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Relaciones Sociales :: Foro :: Misticismos y Espiritualidad-
Cambiar a: