Relaciones Sociales

Las relaciones sociales nos ayudan a vivir mejor la vida!. Un foro de Autoayuda, Mejora Personal, Noticias de Actualidad, Autoestima...Un lugar para conocer
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 para los epicúreos...

Ir abajo 
AutorMensaje
pelusa
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 5736
Localización : en el mundo mundial
Fecha de inscripción : 13/09/2008

MensajeTema: para los epicúreos...   Dom 20 Jun 2010, 13:07

quiero compartir éste texto que me ha llegado por correo. Veo un planteamiento interesante y tal vez a alguien le pueda interesar.
SALUDOS.




LAS CATASTROFES Y LA FE.
Cuando Dios parece estar ausente



Hace 2300 años, un filósofo griego llamado Epicuro se paseaba por las calles de Atenas planteando a la gente un terrible dilema, que todavía no hemos podido resolver. Epicuro decía: “Frente al mal que hay en el mundo existen dos respuestas: o Dios no puede evitarlo, o no quiere evitarlo. Si no puede, entonces no es omnipotente. Y si no quiere, entonces es un malvado”. Cualquiera de las dos respuestas hacía trizas la imagen de la divinidad.



Hoy, frente a los terremotos de Haití y Chile, el dilema de Epicuro sigue resonando como una bofetada en el corazón de millones de creyentes, que continúan preguntándose cómo es posible que un Dios amoroso y providente pueda permitir que sucedan semejantes desgracias en la vida de los seres humanos sin intervenir ni ayudar.
En realidad Epicuro con su dilema no negaba la existencia de Dios; sólo quería apuntar a la misteriosa e inexorable existencia del mal en el mundo. Sin embargo su dilema ha llevado a mucha gente al ateísmo; y de hecho, así planteado, debería llevarnos a perder la fe, ya que resulta inadmisible que Dios, pudiendo evitar las calamidades que suceden, no pueda o no quiera hacerlo.
¿Cómo resolver el dilema?
En primer lugar, se debe evitar la tentación de atribuir el mal a Dios, como han hecho algunos predicadores religiosos. Por ejemplo Pat Robertson, el famoso tele evangelista estadounidense, declaró públicamente que la verdadera causa del terremoto de Haití es un castigo divino porque los isleños hicieron hace años un pacto con el diablo. Semejante afirmación, además de ser ofensiva para Dios y para los haitianos, elimina nuestra responsabilidad humana. En efecto, por nuestra culpa muchos de los cataclismos naturales que padecemos afectan sobre todo a los más pobres. Porque donde ellos viven las casas están peor hechas, existen menos hospitales, hay menos médicos, menos bomberos, menos recursos, y menos prevención. Además, muchos terremotos, inundaciones y catástrofes tienen un origen en la irresponsable actitud del hombre, que viene destruyendo incesantemente la naturaleza. Por eso culpar a Dios de estos sucesos resulta insensato.
Además, si hay algo que Jesús ha dejado en claro es que Dios no manda jamás los males al hombre. Ya en el primer sermón que pronunció en su vida, llamado el sermón de la montaña, enseñaba que Dios “hace salir el sol sobre buenos y malos, y llover sobre justos e injustos”. Es decir, Él sólo manda el bien incluso a los pecadores.
Para enseñar esto adoptó una metodología muy eficaz: comenzó a curar a todos los enfermos que le traían, y les explicaba que lo hacía en nombre de Dios, porque Él no quiere la enfermedad de nadie. Del mismo modo, cuando le pedían ayuda por alguien que había fallecido, jamás decía: “No; conviene dejarlo muerto porque ésa es la voluntad de Dios”. Al contrario, lo resucitaba inmediatamente para enseñar que Dios no mandaba la muerte, ni la quería. Incluso un día sus discípulos vieron a un ciego de nacimiento, y le preguntaron: “Maestro, ¿por qué este hombre nació ciego? ¿Por haber pecado él, o porque pecaron sus padres?” (Jn 9,1-3). Y Jesús les explicó que nunca las enfermedades son enviadas por Dios, ni son castigos por los pecados.
En otra oportunidad vinieron a contarle que se había derrumbado una torre en un barrio de Jerusalén y había aplastado a 18 personas. Y Jesús les aclaró que ese accidente no era querido por Dios, ni era castigo por los pecados de esas personas, sino que todos estamos expuestos a los accidentes y por eso debemos vivir preparados (Lc 13,4-5).
Todo esto vuelve inaceptable las declaraciones de los que, cuando sufren algún contratiempo o accidente, responsabilizan a Dios. El Dios cristiano jamás puede enviar ni consentir ningún mal, ni siquiera a los pecadores.
Pero aún cuando Dios no quiera el mal, el dilema de Epicuro sigue interpelándonos: ¿por qué no los evita? ¿No puede o no quiere?
En realidad el enigma del filósofo griego está mal planteado. No podemos decir que “Dios no puede impedir” el mal que hay en el mundo. Lo correcto es decir que “es imposible que no haya mal”. ¿Por qué? No porque sea un misterio, como se responde a veces cuando se quiere evadir la cuestión y dejarla en penumbra para evitar una supuesta crítica a la actuación divina. No. El mal no es un misterio. Es inevitable, sencillamente.
Sería imposible la existencia de un mundo sin mal, por la simple razón de que el mundo es finito, limitado, precario. Dios no podía crear un mundo perfecto, porque lo único perfecto que existe es él. Todo lo demás que pudiera crear, resulta necesariamente limitado. Y a esa limitación le llamamos mal. Hablando hipotéticamente, Dios podría no haber creado este mundo. Pero si lo crea, tienen que ser necesariamente finito (si no, se crearía a sí mismo). De modo que la finitud, la imperfección, la carencia, la privación, estarán siempre presentes como parte de la naturaleza.
El mundo, como hoy está creado, tiene sus propias leyes que lo rigen de manera autónoma, y las inevitables condiciones de esa finitud hacen que Dios no las pueda manipular a su antojo, evitando permanentemente el mal, porque iría contra las leyes que él mismo puso. Por lo tanto, no es que Dios “no quiera” o “no pueda” evitar el mal, sino que simplemente el planteo carece de sentido. La idea de un mundo sin mal es tan contradictoria como la de un círculo cuadrado.
Pero entonces queda una pregunta: ¿valía la pena que Dios creara este mundo? Por supuesto que sí. Para el creyente, si Dios lo ha creado así, es porque valía la pena. Él por su parte, se compromete, acompaña y trabaja junto a los que luchan por erradicar el mal, por implantar la justicia, por sembrar la paz y fomentar la igualdad entre los hombres. A tal punto, que la salvación del hombre dependerá de si ha ayudado a Dios en obrar el bien: “Porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber”.
Dios quiere el bien, ama el bien y asiste a cuantos trabajan por el bien. Y nuestra tarea es colaborar con Dios para que cada vez haya más bien a nuestro alrededor, no reprocharle la existencia del mal. Como aquel hombre que le preguntaba a su amigo: “¿Tu rezas a Dios?” “Sí, todas las noches”. “¿Y qué le pides?” “No le pido nada. Simplemente le pregunto en qué puedo ayudarlo”.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mencita
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 2898
Localización : MADRID
Fecha de inscripción : 10/09/2008

MensajeTema: Re: para los epicúreos...   Sáb 03 Jul 2010, 17:31

Es interesante, pelusa.

Pero me hubiera gustado que me diera la clave para poder convencer a los que, ante una desgracia propia y no antes, se cuestionan la existencia de Dios.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: para los epicúreos...   Sáb 26 Mar 2011, 20:46

el tema de "dios todo poderoso" es un tema que da para muchos foros...no se puede ni afirmar ni negar,,todos son supuestos, recordemos que hay culturas que son mas antiguas que la cristiana, y sus teorias son igual de descabelladas, cual tiene la razon?? indues,mayas ,egipcios,africanos,brasileñosetc,etc. una ves me dijeron "la que te dicte el corazon" desgraciadamente esta influenciado por experiencias sociales, culturales, economicas y de otras indoles, si fuera tan efectivo hacerle caso al corazon la gran mayoria en el mundo fuera de una sola creencia, y creo sin temor a equivocarme que es lo contrario....lo que si es universal es el AMOR Y PAZ.... I love you
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: para los epicúreos...   Jue 21 Jul 2011, 18:56

Que la Iglesia Católica (mentiras, poder y dinero) se ha codeado con el poder, es algo que ya nadie puede poner en duda, y que ahora lo añora es cosa que se deduce a raíz de las histéricas campañas que desde esta institución se vienen realizando cuando se toca alguno de sus principios fundamentales. La falta de respeto, el desprestigiar y satanizar al adversario, son reacciones corrientes entre los militantes del clero, defensores de una moral en la que ven la espina en el ojo ajeno pero no la viga en el propio. Sino, ¿cómo es posible que se intenten justificar las campañas contra (eutanasia, aborto, anticoncepción...) como un gravísimo atentado contra la vida, cuando es de todos es sabido que el clero ha colaborado con regímenes políticos que han utilizado el genocidio como moneda de cambio habitual, sin que todavía se dignen a admitir y arrepentirse de tales atrocidades?
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: para los epicúreos...   Jue 21 Jul 2011, 18:58

En todos los tiempos han existido personas que dudaban de la existencia de dioses o de un "orden sobrenatural". La posición dominante de las posiciones religiosas han evitado que el ateísmo pueda avanzar. Durante los últimos siglos, la cantidad de información científica ha hecho del ateísmo una alternativa fuerte a todos los modelos de explicación religiosos. Por lo que las posiciones ateas se han convertido en mas usuales. El ateísmo niega la existencia de dioses y otros entes sobrenaturales y la influencia de éstos en el orden universal.
Volver arriba Ir abajo
pelusa
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 5736
Localización : en el mundo mundial
Fecha de inscripción : 13/09/2008

MensajeTema: Re: para los epicúreos...   Vie 22 Jul 2011, 16:39

Dieter escribió:
... sin que todavía se dignen a admitir y arrepentirse de tales atrocidades?

no es cierto. Ya en 2004, Juan Pablo II pidió perdón por todas las iniquidades perpetradas en nombre de la Iglesia (Inquisición, abusos sexuales etc).
y todos los que nos sentimos parte de esa Iglesia, también nos condolemos con ello.
El pasado ya no se puede cambiar, pero aspiramos a un presente y a un futuro más auténtico y sencillo...todo ello a pesar de que la Iglesia está formada NO por seres excepcionales, sino por hombres mondos y lirondos, con sus fallos garrafales y sus grandes aciertos.

SALUDOS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
pelusa
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 5736
Localización : en el mundo mundial
Fecha de inscripción : 13/09/2008

MensajeTema: Re: para los epicúreos...   Vie 22 Jul 2011, 16:51

Dieter escribió:
Durante los últimos siglos, la cantidad de información científica ha hecho del ateísmo una alternativa fuerte a todos los modelos de explicación religiosos.
tampoco estoy de acuerdo... en los tiempos que corren la gente muestra ansias de espiritualidad y de hallar respuestas a sus inquietudes. Proliferan todo tipo de credos y prácticas esotéricas. La religiosidad popular nace en lo más profundo de la persona.
Decrece eso sí, la religiosidad institucionalizada... pero ese es otro cantar...

SALUDOS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Golondrina
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 8501
Edad : 43
Localización : En saliendo, a la izquierda
Fecha de inscripción : 10/09/2008

MensajeTema: Re: para los epicúreos...   Vie 22 Jul 2011, 23:21

Dios está en todas partes, y en todos nosotros, o eso nos dijeron.

O sea, que está en la tierra que se mueve, y en las chabolas que caen, y en los rascacielos de última generación que no se caen. Y Dios está en todos los hombres y mujeres, y juntos esos hombres y mujeres unen muchos dioses en un gran dios que todo lo puede.

Creo que sí es omnipotente, porque la fuerza de la humanidad puede arrasar tanto como levantar un poblado tirado por un temblor de tierra (física pura). Y también esa fuerza puede no unirse, porque no quiere, porque no tiene fe en su propia fuerza. O sea que sí, que somos malvados aunque sea por ignorancia u omisión.

Mierda de falta de fe en la humanidad, hogar de dios....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: para los epicúreos...   Sáb 23 Jul 2011, 21:24

Su declive es obvio. La humanidad camina hacia una sociedad secular -se puede ver en los seminarios vacíos: no hay jóvenes; y en los templos de las iglesias: la media de edad es de setenta y cinco años-. Y es, desde tal situación real y proceso en marcha, donde puede evaluarse el esfuerzo inaudito -pero vano y tragicómico- de pretender retrotraer a la Iglesia a los tiempos oscuros de antes del Concilio Vaticano II -el de la apuesta por la libertad- y volverla aún hacia las religiones mistéricas precristianas. Son posiciones sin base alguna, no creíbles ni para los pensadores laicos ni para los teólogos serios ni para la gente ordinaria de la calle. Los presuntos Vicarios de Cristo + sus seguidores más adictos se han convertido en secta. Y la secta se auto-alimenta en su grupo interior; y se auto-estimula como toda adicción -individual y colectivamente-; es la misma que también se activa en el que se entrega a la adicción hacia una ideología cerrada: siempre es una experiencia irresistible.

La beatificación, deprisa y corriendo, del gran protector de Maciel, Juan Pablo II, agravada por el hecho de que Ratzinger conocía todos aquellos hechos delictivos, es también una ulterior prueba de tal restauracionismo de Ortodoxias y Sumos Pontífices -y la presunta ejemplaridad del beatificado, una muy solemne equivocación-.

Tras esta beatificación, el gran final de la ceremonia -que pasa desapercibido- es la destitución, por parte de Benedicto XVI, del razonable obispo australiano Morris por haber escrito en una Carta Pastoral de hace cinco años que “si las reglas de la Iglesia permitieran ordenar a mujeres y a hombres casados, ‘el estaría abierto a esta posibilidad’”. Es un síntoma claramente indicativo del límite al que nadie habría creído que se pudiera jamás llegar: despotismo del Sumo Jerarca, su obsesiva condena del sexo y glorificación de sacrificio y su minusvaloración de la mujer; es decir, la consolidación de una iglesia-secta.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: para los epicúreos...   

Volver arriba Ir abajo
 
para los epicúreos...
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» para los epicúreos...
» Para ahorrar?
» MASAJES PARA BEBES
» Nuevas medidas de seguridad en los aeropuertos europeos. Información para los pasajeros
» Café y té "buenos para el corazón"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Relaciones Sociales :: Foro :: Misticismos y Espiritualidad-
Cambiar a: